martes, 19 de junio de 2012

Nicolás Buenaventura Vidal

Nicolás Buenaventura Vidal, colombiano nacido en Cali y que actualmente vive en París, recoge en este libro con el título tan sugerente Cuando el hombre es su palabra, editado en Palabras del Candil, algunas de sus sesiones de cuentos en las que se puede comprobar facilmente el porqué del título del libro. Él es un narrador muy especial, que reflexiona en profundidad sobre su trabajo y sobre los cuentos y la narración oral. Entresacamos algunas palabras de este libro para que veáis que es así.


"La lengua de los hombres fue olvidada. Con el tiempo ese hermoso idoma se fue volviendo maquinal. Pero las mujeres, que habían seguido hablándolo entre ellas, se reunieron y decidieron, de común acuerdo, rescatarlo de los profundos abismos del olvido y enseñársela a sus hijos varones. Les enseñaron con relatos extraordinarios, con maravillosas epopeyas y leyendas fantásticas, con cuentos. Cuentos que empezaban con: "érase una vez" o "érase que se era" y terminaban con "vivieron felices y comieron perdices" o "colorín colorado este cuento se ha acabado".
A mí me enseñaron la lengua de los hombres. No sé quién, ni cómo, ni cuándo. Me la enseñaron con cuentos, con relatos, con leyendas, pero misteriosamente, de manera muy extraña, se trata de cuentos para mujeres".
Este texto está entresacado de la presentación que hace Nicolás Buenaventura Vidal de su sesión "Cuentos para mujeres", en los que lo femenino (el espíritu de lucha, la curiosidad, el nsäni...) es el contenido principal de las historias que cuenta.



"Mi abuelo, él, era un charlatán de renombre, parlanchín consumado  conversador por convicción y cuentero de oficio. Era un cuentero muy particular, un cuentero a quien el peor insulto que podía dirigírsele era, justamente, tratarlo de cuentero. Para él los cuenteros eran los otros: los abogados, los políticos, los curas, los periodistas...
El velorio de mi abuelo fue memorable... Cuando la familia quedó sola, comenzamos a contar todas las historias del viejo. De las lágrimas de dolor pasamos a las de la risa y el gozo. Estaba una vez más con nosotros, hablando, y se quedó para siempre en nuestra palabra".
Y es precisamente su abuelo Cornelio el que teje el entramado de su sesión dedicada a "La palabra", donde se puede apreciar esa persona tan especial  que fue este Buenaventura.

"Los relatos nacen: surgen a partir de una palabra, de una imagen, de una vivencia, de otros relatos. Se desarrollan: van de boca en boca y crecen de un emisor a otro. Mueren: desaparecen cuando dejan de ser contados y sucumben ante el implacable asedio de ese hermano del tiempo que es el olvido.
También podemos identificar el cuento con el camino: un punto de partida, un recorrido y un punto de llegada.
Este oficio de contar cuentos, además de su profunda relación con la vida y la muerte, tiene sus orígenes, a mi modo de ver, en la conversación. La capacidad de conversar es la posibilidad de contarse y ser contado, de reconocer al otro, de ser para otro.
En la conversación, quien habla tiene que contar con quien escucha".
Los cuentos de esta sesión "A contracuento" tienen mucho que ver con esos relatos en los que un cuento se mete dentro de otro cuento, como por ejemplo Las mil y una noches o el Panchatantra.

Él siempre cita las fuentes de dónde salen sus cuentos, sitios tan dispares como África, La India, la tradición oral judía, Colombia, Francia... En un momento del libro explica muy bien por qué tiene que ser así. "Los cuentos no necesitan pasaporte, vagan indocumentados por el mundo, pero pienso que siempre es importante citar el lugar donde uno los conoció o, por lo menos, de donde venían cuando uno los encontró".

Con estos apuntes ya podemos apreciar la manera tan especial que tiene de narrar Nicolás Buenaventura Vidal y no os defraudará en absoluto si decidís en algún momento ir a escuchar sus cuentos de viva voz, es un narrador que visita bastante Guadalajara, el sábado sin ir más lejos estuvo en el Festival del Maratón de Cuentos.

En el libro también encontramos las sesiones "La guerra de los Cuervos y los Búhos", "Los cuentos del espíritu", "Mitos de Creación" y "Palabra  Última".

Y para seguir con los cuentos, después de este intenso fin de semana, os dejamos uno de Nicolás para que además de leerlo podáis escucharlo.


Esperamos que os haya gustado.
Además de este libro Nicolás Buenaventura Vidal tiene publicados algunos álbumes (en Colombia) y un libro sobre el oficio de contar titulado Palabra de cuentero, pero, si os parece bien, otro día os hablamos de él.
Saludos

No hay comentarios:

Publicar un comentario