martes, 7 de mayo de 2013

Ciudad laberinto, de Pedro Mañas.

Pedro Mañas, poeta que hasta el momento no conocíamos en nuestros martes poéticos, es el autor del poema que os llega esta semana a casa. 
Pertenece a su libro titulado Ciudad laberinto, galardonado con el Premio de Poesía para Niños Ciudad de Orihuela en el 2009.
Bellamente ilustrado por Silvina Socolovsky, que da a sus dibujos un aspecto realmente laberíntico, muy adecuado al texto.
Editado por Factoria K de Libros.



Las poesías de este libro te van introduciendo por todos los vericuetos de la ciudad, deteniéndose en sus gentes, sus objetos, sus rincones, su aspecto según la época del año... 


                               
                                     Ciudad laberinto
                                  He pintado un mapa
                                  sobre la solapa 
                                  de mi libreta.

                                  Un mapa pequeño
                                  de una ciudad grande
                                  que no se está quieta.

                                  Las calles se enredan,
                                  la gente se escapa
                                  y los coches ruedan
                                  sobre mi mapa.

                                                         ...

Lo hace con un ritmo ágil y pegadizo, consiguiendo hacernos oír en ocasiones esos ruidos típicos de la ciudad.


                                     Trá-trá-trá-fico
                                   Este semáforo
                                   PARPA-PA-DEA.

                                   Una bocina
                                   TROMPE-PE-TEA.

                                   Muchos motores
                                   RONRO-RO-NEAN.

                                   Esos dos coches
                                   CHOQUE-QUE-TEAN.

                                   Sus conductores
                                   CACA-CA-REAN.

                                   ¡Vaya jaleo
                                   de carretera!
                                   (Va silenciosa
                                   la bicicleta).

Todo el libro es un paseo realmente delicioso que nos hace ver una ciudad viva, sensible unas veces, pícara otras, pero eso sí, siempre jugando: los versos planteando propuestas divertidas a partir de lo que cuentan o cómo lo cuentan, las ilustraciones buscando imágenes ensoñadoras con los colores y las formas.
¡Anímate a recorrer esta ciudad!
 ¡Te está esperando!
Un saludo

Para saber más:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada